Rolando Cordera

Democracia en negro y blanco


São Paulo.- Democracia em preto y branco nos cuenta una historia memorable, documentada y memoriosa que bien podría ser trasladada a las filas de la mejor ficción política del cine. Si alguien nos describiera el drama sin mayor información y dijera que se trató de una afortunada combinación de futbol, música y políticos de diferentes calibres y orígenes sociales, rápido reaccionaríamos diciendo que se trató de Brasil, antes, durante y después de sus proezas mundialistas. En lo que no acertaríamos fácilmente es en identificar la música en cuestión, menos aún en la forma como el futbol se introdujo en la escena de la política y, mucho menos, en imaginar el escenario de las primeras oleadas de la democratización difícil del país carioca que, desde 1964, vivía una dura, a la vez que compleja, dictadura militar.

Ésta, perpetrada a raíz de un golpe de Estado contra el presidente Goulart, había llevado a Brasil a la cancelación de sus libertades fundamentales de elección y expresión, pero también a una serie de «milagros» económicos que le permitieron dar grandes saltos en la construcción de capacidades financieras notables; volverse un pujante exportador de manufacturas; intentar, a costos altos aunque nada despreciables resultados, opciones energéticas que más tarde, hasta el día de hoy, son reconocidas como valiosas y hasta replicables; y también a coeficientes de desigualdad y magnitudes de pobreza enormes.

Pues bien, en y desde este matraz lleno de color y de tragedia, alegría y danza, donde la dictadura buscaba trocarse en dictablanda y dar paso a una evolución pausada y bajo estricto control al gobierno de los civiles, irrumpe la genialidad imaginativa de la gran nación que había recibido un imperio para luego deshacerse de él con el menor costo posible. En los albores de su democratización, esta enorme sociedad sometida vive y combina estrambóticos experimentos participativos en un club profesional de futbol, el Corinthians de Sao Paulo, cuyos líderes, el doctor Sócrates en especial, implantan una «democracia futbolera» y abre espacio a una pléyade de políticos astutos que no temen marchar del brazo y por la calle con enormes líderes populares como ya lo era Lula, para plantearle al titubeante régimen militar la urgencia de pasar a la elección directa del presidente de la República, como una condición creíble y esencial del tránsito prometido a la democracia.

Sin embargo, una vez «otorgada», la democracia brasileña se mostró dispuesta a ser gobernada por patricios hermanados con las oligarquías de la tierra y de la sangre; caciques diestros en el muñequeo con los poderes de siempre a la vez que dispuestos a la concertación y la alianza con las fuerzas más exigentes de cambio político y social; pero también ha visto encabezar al Estado a un líder proletario oriundo de las profundidades del nordeste, como lo es Lula y, ahora, por una ex guerrillera encarcelada y torturada por la dictadura y que se empeña en la modernización y racionalización del Estado para hacerlo más incluyente, participativo y consistente con sus compromisos con la justicia social y la expansión de capacidades productivas en que unos y otros se han empeñado.

Así pues, el trabajo de Asbeg es, sobre todo, un ejercicio memorioso que con cuidado y respeto nos ofrece un trazo de la historia moderna de Brasil que confirma la esperanza de brasileños y latinoamericanos de que pronto la gran nación del sur recuperará y validará su presente para marchar por un largo plazo promisorio. Este mosaico de vivencias, reflexiones y ensueños nos pone de cara a un gran desafío que nos es común: hacer de la cultura el componente indispensable del progreso material económico y hacer de la política democrática el gran ambiente, el vehículo obligatorio del progreso cultural nacional, de masas y de élites como ocurrió en aquellas ahora memorables jornadas iniciáticas.


Rolando Cordera es economista, profesor emérito de la UNAM y Premio Universidad Nacional. Como académico y escritor ha publicado centenas de artículos, ensayos y libros.

Fotogramas, Rolando Cordera, DocsMX, 2020
  • Sinopsis
  • El filme investiga un periodo fascinante de la historia brasileña: la redemocratización de los años ochenta, a través de las demandas populares para las elecciones libres, el crecimiento de los grupos brasileños de rock y el movimiento revolucionario conocido como la «Democracia Corintia». Es el momento específico en que el futbol popular y los artistas de rock se vuelven el eco del canto del pueblo por la democracia.

Tráiler