Oscar Balmen

Resistencia


La bala entró en el ojo izquierdo de Carlo Giuliani y a los 23 años su vida terminó en suelo genovés, en donde miles de personas protestaban en contra del G8. Junto con otros 300 mil, Giuliani estaba en la primera gran manifestación globalifóbica del siglo XXI, sin saber lo que el destino le deparaba (Del poder, España).

El proyectil siguió su curso y se impactó en Isis Obed, un joven que exigía la restitución de Manuel Mel Zelaya, el ex presidente catracho depuesto por un golpe de Estado. Junto a él, cientos se rebelaban contra el gobierno de facto (Quién dijo miedo. Honduras de un golpe, Honduras/Argentina).

De acuerdo con testigos, la bala también fue vista en Irán durante los movimientos juveniles que exigían mayores libertades al régimen opresor de aquel país (Freedom for Iran, Australia). Más tarde en Egipto, cuando cientos de personas se sublevaban contra el presidente Hosni Mubarak (Prohibido, Egipto/España).

Tiempo después llegó a Colombia, en donde familias enteras recogían los cuerpos mutilados de sus seres queridos con la certeza de que no habrá culpables (Impunity, Colombia/Francia). Y, finalmente, se vio en manos de ecoterroristas, quienes capturaron la atención del mundo con sus acciones violentas para alertar sobre el deterioro ambiental (If a Tree Falls, Estados Unidos).

El saldo es un número indeterminado de muertos, cientos de lesionados, miles de afectados, cuyas voces forman la sección «Resistencia».



@oscarbalmen es reportero y fixer. Escribe y realiza #NaciónCriminal en @NoticiasMVS y un documental. Premio Género y Justicia, busca historias sobre crimen.

Fotogramas, Óscar Balmen, DocsMX, 2020
Fotogramas, Óscar Balmen, DocsMX, 2020
Fotogramas, Óscar Balmen, DocsMX, 2020
Fotogramas, Óscar Balmen, DocsMX, 2020
  • Varios | 2010, 2011 | 429 min
  • Título original Resistencia
    Dirección Varios
    Producción Varios
    Fotografía Varios
  • Sinopsis
  • Dicen que el mundo se desmorona, pero no es así. Lo que es cierto es que se está transformando, no sabemos si para bien o para mal, pero los pueblos del planeta demandan cambios urgentes. Este año ha sido especialmente convulso. Después de los movimientos globalifóbicos, que fueron los grandes protagonistas de la última década, pudimos observar cómo se desencadenaron una serie de revueltas «locales». Empezando por Túnez, Egipto, Siria y España… algo está cambiando y parece que un nuevo mapa de los derechos humanos y civiles tendrá que dibujarse.

    ¿Pero qué originó estos movimientos? ¿Cuáles serán sus consecuencias? La mayoría de las veces, recibimos millones de imágenes de lo que está sucediendo; sin embargo, el panorama que siempre nos ofrecen no deja de ser parcial o, en el mejor de los casos, sesgado. El abuso de las imágenes produce ceguera, pero afortunadamente hay documentalistas por todo el mundo que registran y nos ofrecen de primera mano las injusticias, arbitrariedades y el trato que reciben los pueblos como moneda de cambio para los grandes intereses.