Erick Estrada

Jason Becker: aún no está muerto
El rock no tiene la culpa



Richmond.- Las leyendas malditas en el mundo del rock abundan, inundan los recuentos. La historia de Jason Becker —objeto central de este documental— podría, sin embargo, estar escrita en una placa especial pues se diferencia de las leyendas tradicionales en un punto que resulta crucial. Los músicos del rock caen en desgracia en la cima del mundo, en el mejor momento de sus carreras. La soledad los agobia cuando están rodeados de multitudes y la rabia los corroe cuando todo mundo les dedica su amor.
     Jason Becker recibe la tragedia cuando las alas del rock se abrían para él, cuando después de un ascenso fugaz, que inició en su infancia y se regocijó en las posibilidades del autodidacta, se encontraba a punto de iniciar una gira mundial. Unido ahí́ con la gran maldición del rock, la que le rompió́ el cuello a Ian Curtis en una circunstancia similar con Joy Division, Becker declara desde el título de este documental —excitante ópera prima— que aún está vivo, aunque encerrado en un cuerpo que, víctima del rayo letal de la maldición disfrazada de enfermedad, no puede usar como antes para seguir rebanando el brazo de su guitarra. Hay que cambiar el speed metal y los riffs barrocos —Jason es fan de Bach— por algo que él no imaginaba en un principio y que no debe ser mencionado aquí́ para no empobrecer ni el hilo narrativo de este trabajo ni el esfuerzo de Jason, plasmado eficazmente en la última secuencia del documental.
     El giro que tiene que ejecutar Jason es brutal, comenzar desde cero de nuevo, como si se tratara de escribir una nueva canción, de inflar nuevamente un blues, de diseñar un nuevo instrumento. No obstante, ahora que no puede moverse, nunca ve el final de la música en el panorama. Si el espíritu sigue vivo, si la música sigue en la cabeza, solo debemos abrirle un canal para que escape y se vuelva comunicación. El cuerpo podrá́ estar inmóvil, pero al final y para seguir haciendo música hay que saber y estar seguros de que el rock no tiene la culpa. Esa es la historia de Jason.
     


@mezclillaguarra, mejor conocido como el Carnicero del Cine, es crítico cinematográfico y director de Cine Garage.

Fotogramas, Erick Estrada, DocsMX, 2020
  • Sinopsis
  • Este es un documental que cuenta la extraordinaria historia de Jason Becker, un prodigio de la música y leyenda de la guitarra, quien ha combatido contra la esclerosis lateral amiotrófica durante 22 años. Una enfermedad terminal sin cura ha atrapado a Jason dentro de su cuerpo dejándolo completamente paralizado. Una historia de sueños, amor y la fuerza del espíritu humano.

Tráiler