DocsMX | Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México
11 al 20 de octubre | 2018

Cómo prepararse para la prisión: la libertad sometida. Por Eduardo Cruz

Cómo prepararse para la prisión: la libertad sometida. Por Eduardo Cruz
octubre 15, 2017 comunicacion

En el título se anticipa un manual, una forma inocente de instructivo que inmediatamente genera un conflicto al vincularse con la palabra «prisión». Desde ese momento nuestra pasible tranquilidad se ve agredida. De esta aparente contradicción surge el carácter esencial del filme: una profunda indagación de los conceptos de inocencia y culpabilidad en función de un severo análisis del sistema penitenciario al que se enfrentan los protagonistas. En ese sentido How to Prepare for Prison (2016), del cineasta canadiense Matt Gallagher, pretende generar una discusión respecto de a quién sirve un sistema que apela a la humillación y al castigo antes que a la rehabilitación constructiva de sus ciudadanos.

La cinta nos presenta cuatro casos específicos en cuatro ciudades distintas y concentra sus esfuerzos alrededor de ellos. En Ontario, Joe Zambito, padre de tres, esposo y trabajador entregado, se prepara para recibir un veredicto por tráfico de marihuana; un crimen no cometido, pero cuya defensa resulta imposible por las circunstancias que lo envuelven. En Detroit, Michigan, el adolescente Demario McMurray enfrenta cargos por intento de homicidio, un caso aún más complejo, ya que Demario, un hombre negro, obeso y abiertamente homosexual, acosado constantemente por sus compañeros de clase, es señalado como el presunto asesino por el sólo hecho de intentar defenderse del maltrato que vive a diario. Por otro lado, en Calgary, Alberta, una joven mujer llamada Courtney Hills espera su sentencia por el robo de casi un millón de dólares a su empleador, delito que permanece ambiguo, incluso en el filme. Y, por último, en Dallas, Texas, conocemos a Lee Burrell, un exconvicto discapacitado cuyo papel dentro de la cinta opera de manera antagónica a los tres casos anteriores, pues es el único que reflexiona la experiencia correccional después de haber salido de ella y no antes.

En esta ecuación de sumas y restas entre cada uno de los casos, Gallagher plantea un amplio espectro de posibles causas, pero también de los distintos recovecos legales que enfrenta el ciudadano común cuando se posiciona en contra del sistema de justicia. La elección de los casos no es arbitraria, los cuatro protagonistas son personas sin historiales delictivos ni registro de violencia previa, ciudadanos «bien portados» cuya nula experiencia con los tribunales les mantiene aterrados ante la perspectiva de poner un pie en prisión.

En su libro Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión, Michel Foucault realiza un recorrido histórico por el papel social que ha tenido la noción de cárcel, concentrándose en la función que desempeña hoy día, donde en general se percibe como un castigo necesario tras una ofensa a la sociedad entera como cuerpo totalitario que a través del Estado enuncia lo que el bien y el mal significan.

En algún punto, Courtney, tal vez la más frágil de todos, quien opta por contratar un entrenador para la prisión, decide cortarse el cabello para evitar que sirva de herramienta en caso de que alguien pretenda torturarla dentro. Entre risas, queda claro el terror que está atravesando. Y esa es tal vez el factor más cuestionable en el sistema: coarta la libertad no sólo de manera física —encerrándote en una habitación—, sino que ejerce una suspensión de derechos total que cala hondo, elimina por completo elementos básicos de la vida de una persona, le quita la capacidad de elegir entre qué desayunar o qué vestir o a qué hora despertar, le arrebata el derecho a una vida sexual y al ocio o entretenimiento y, sobre todo, restringe la posibilidad de unicidad. En ese sentido How to Prepare for Prison es un trabajo sobre la libertad, pero no sobre el ideal que de ella existe, sino todo lo que conlleva la pérdida de tal condición.

En el filme cada historia se nos introduce con una postal citadina. Pareciera sólo un recurso para situarnos geográficamente, pero también sirve para colocarnos sobre contextos socioeconómicos y, por ende, penitenciarios específicos. Convirtiéndose también en un documental sobre las ciudades y lo que significa habitarlas, en relación a las posibilidades que cada una ofrece a sus ciudadanos.

Eduardo Cruz
Correspondencias. Cine y pensamiento
México

Proyecciones
Miércoles 18 | 16:00 | Huerto Roma Verde
Viernes 20 | 19:00 | Cine Lido
Sábado 21 | 20:00 | Parque España