DocsMX | Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México
11 al 20 de octubre | 2018

Gigantes descalzos. Por José Antonio Noriega

Gigantes descalzos. Por José Antonio Noriega
octubre 15, 2017 comunicacion

¡Gracias! Entre tantas malas noticias y mucha gente abocada a acumular riquezas, incluso a costa del bienestar del prójimo, qué refrescante y estimulante es encontrar personas que dejan el «yo» en el pasado para pensar en los demás y que aportan al mejoramiento de nuestro país.

En Gigantes descalzos podemos observar cómo niños sin sonrisas cambian su rostro de desesperanza por uno que denota satisfacción, dignidad, confianza, ilusión y, me atrevo a decir, felicidad, aunque ésta pudiera ser momentánea. Y todo gracias a la tremenda labor de un líder y de sus colaboradores, quienes no necesitan gritar para hacer creer a niñas y niños desamparados por el gobierno y por la sociedad, que por medio de un deporte —en este caso el baloncesto— son capaces de grandes gestas, a pesar de las enormes carencias bajo las que viven y de los impedimentos de su propia cultura y tradición

Gracias por mostrarnos cómo este grupo de niños, que en un pasado no muy lejano estuvieron cerca de sufrir o sufrieron desnutrición y anemia, algunos de ellos como parte de familias de 10 a 12 hijos que no tenían para comer tres veces al día y en ocasiones sólo ingiriendo alimentos —si así se les puede llamar— cada 24 horas, pueden, gracias a la ayuda de un gran proyecto, adquirir buenos hábitos y sobresalir a nivel mundial.

Gracias por enseñarnos cómo niños que terminaron su infancia sin tener contacto con la educación formal y, por lo tanto, propensos a adoptar actividades no sanas, encuentran en programas como éste la oportunidad de pasar un rato libre divirtiéndose jugando al ajedrez, por ejemplo.

Gracias por recordarnos que a veces se tardan en llegar las cosas, pero llegan cuando el camino es el correcto, cuando se persevera y se cree que no existen límites ni pretextos ni imposibles.

Gracias, entonces, a Álvaro Priante e Iván Roiz, por este filme en el que nos recuerdan que en 2014 el Premio Nacional del Deporte al Mejor Entrenador fue otorgado al profe Sergio —Sergio Ramírez Zúñiga—. Gracias por mostrarnos cómo lo hizo y, por lo tanto, lo difícil y valioso de su contribución.

Pero por encima de todo, gracias al profe Sergio por mejorar la educación y la calidad de vida de decenas de personas a través del deporte, consiguiendo con ello una educación integral que hace de estos, hoy jóvenes, los adultos del futuro de un país como el nuestro que tanto necesita mejorar.

Gracias, gracias, gracias.

José Antonio, Tato, Noriega
ESPN
México

Proyecciones
Jueves 19 | 20:00 | Huerto Roma Verde
Viernes 20 | 20:00 | Cinemanía
Sábado 21 | 15:00 | Cine Tonalá