Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México

El hombre que vio demasiado. Luis Armando Sosa Gil

El hombre que vio demasiado. Luis Armando Sosa Gil
Octubre 14, 2016 Eduardo Yañez

Son fragmentos de una realidad quebrantada en un accidente, una realidad de un cuerpo que golpea a otro, el de un niño, un Enrique Metinides de nueve años. Una consciencia partida en añicos, tomas y planos: la unidad más simple de narración cinematográfica. Una historia de piezas que forman un ojo, una deconstrucción de una mirada curiosa, una vida en sí o una vida a partir de fotografías. Eso es El hombre que vio demasiado.

La realizadora británica Trisha Ziff nos cuenta de Enrique Metinides quien, inmerso en los accidentes y los cuerpos que emergen de la caótica Ciudad de México, posee una mirada sencilla, honesta y decidida a mirar. Un hombre que cuando niño no le fue arrebatada su inocencia ni ingenuidad por la presencia de la muerte ajena ni el morbo, sino que despertó y perpetuó en él la obsesión por el registro de la tragedia y la búsqueda por detener el momento preciso y fugaz de cuando el accidente ha alcanzado el punto más alto de sí mismo: su clímax.

El cine es un proceso que generalmente se construye con una narración lineal, sin embargo, lo que consigue Ziff es adentrarnos en una vida humana, a una profesión y a una mirada para luego deconstruirla en episodios breves dando razón del porqué de su ser. Su intención no es defender a un periodista de la nota roja, sino acercarnos a la comprensión de cómo un fotógrafo y su trabajo no es para nada un proyecto voyerista, sino que, incluso, se sobrepone a la simpleza de la cotidianidad para elevarse a obra museística y de atracción para el pensamiento y el arte.

La intención de Metinides rebasa la comprensión del accidente. Su acercamiento al infortunio no entreteje nada sencillo como cualquier curioso podría tramar o tener al poner sus ojos sobre la muerte. Su proyecto es un ritual para el que se prepara a diario, una cita inesperada que a todo momento está por acontecer. Su trabajo es una vida dispuesta a la eventualidad, al llamado de la desgracia y las desventuras.

Actualmente, la nota roja es considerada de mal gusto por la alta cultura mexicana y apreciada o mejor valorada por la cultura popular y el consumo por el consumo y el morbo. Sin embargo, todo producto es en sí un retrato de la sociedad misma que la produce y la demanda. Disminuir silenciando este tipo de contenido es querer permanecer ciegos y sordos ante una realidad sujetada para que pase omisa por el nivel de violencia que desborda.

El hombre que vio demasiado es una acercamiento al trabajo de Metinides, un rostro de tantos periodistas que hacen la labor de recordarnos que la muerte no espera a la hora ni el lugar adecuado. Siempre habrá alguien que quiera estar ahí para contar esas historias a todas aquellas personas que, andando a pie, hacen de su vida una cotidianidad y omisión al azar de los acontecimientos.

Cineasta, videoasta y guionista. Autodidacta, entregado y apasionado por el cine. Colabora para Melí Meló Cultura y comparte sus trabajos en su blog https://luissosamx.wordpress.com/

Ver horarios