DocsMX | Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México

Caracoles. Maruan Soto Antaki

Caracoles. Maruan Soto Antaki
octubre 11, 2016 Eduardo Yañez

Hay un inmenso placer en darse cuenta de las pequeñas cosas que, a menudo, más de lo que deberíamos, pasamos por alto. Es en ellas que reside parte de la vida, de las esperanzas y alegrías que en la mayoría de nosotros avanzan a la velocidad de un caracol.

Me molestan los adjetivos. Será la facilidad con la que los hemos hecho depositarios a la hora de contener abstractos que podrían tener firmeza. Tal vez, mi animadversión radica en que con ellos en ocasiones pasamos por alto los verdaderos hilos de las emociones. ¿Cuál calificativo contiene las posibilidades de sacar un sonrisa?

Ślimaki. Caracol. Hace tiempo que no me sucedía lo anterior de forma tan sincera como con este documental.

Dos amigos con un plan de vida de ambiciones inasequibles, en un paraje de Polonia, deciden montar una granja de los pequeños moluscos. Tremendo negocio, podríamos pensar cualquiera de los que tenemos gusto por aquellos bichos cocinados la provenzal, servidos en viejas cantinas con aire de taberna. La cerveza recuerda la humedad de los lugares donde los babosos caminan apretándose entre otros de los suyos.

Vivo en la montaña, en mi casa las estaciones hacen mella de una manera que no le sucede a quienes respiran el aire de la ciudad. La piel se quiebra y se exhala vaho desde septiembre. Cada noche durante largas temporadas, cuando los vecinos duermen, a la hora de sacar a mi perro para su caminata habitual, tengo que cuidar mis pasos para evitar el siempre inesperado crack. Caracoles por todos lados que piden con su muerte gritar la expresión que transporta a los dibujos animados de otros tiempos.

Los días lluviosos en la comunidad de los dos polacos también son augurio de buena cosecha. ¿Qué infortunios tiene cualquier empresa? De haberse decidido por un corral de gallinas tendrían que pensar en su inminente escape por barreras bajas. Los caracoles no saltan, qué peligros traerá dejar una puerta abierta. Los esfuerzos inauditos no son privativos de tareas complejas. A veces, la complejidad es de los oficios más sencillos y la belleza se mezcla con la simpatía.

Acostumbrados a interesarnos por lo meramente utilitario, olvidamos la belleza en el ejercicio escamoso de extender y retraer antenas que en su punta anuncian ojos. Qué mirada la de ellos que se ocultan en una concha, espiral perfecta para resguardase de otros animales más crueles. Un ślimaki simplemente ve crecer las plantas y encarna rituales envidiables.

Una vez al año, en el pueblo de Polonia, se reúnen comensales para el Festival del caracol. Manjares, productores, negocios de lo diminuto y carreras de pegajosos atletas. ¿Quién apostará su casa por el titán del carril cinco? Velocidad inaudita para el jamaiquino de frecuentes medallas.

Esta noche, tras ponerle la correa a Micaela, volveré a cuidar las zancadas. Intentaré que no engulla una posible fortuna. Quizá, algún día, me entusiasme el convertirme en criador de caracoles. Ahí también hay algo de literatura.

@_Maruan es autor de las novelas Casa Damasco, La carta del verdugo, y Clandestino, así como de los ensayos Reserva del vacío. Un ensayo sobre la muerte como invención literaria y Pensar Medio Oriente. Se encuentra entre los autores más activos del país y es voz de referencia en México sobre el mundo árabe y sus conflictos.

Ver horarios