Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México

(Auto)exposiciones

(Auto)exposiciones
septiembre 26, 2016 Administrador Master

Argentina, España | 2015 | 15’ | digital | inglés

Sección

Fragmentos

Sinopsis

Cortometraje documental de apropiación que recupera de internet videos domésticos para hablar sobre nuevas experiencias de autorepresentación y exhibición de la intimidad, surgidas en el contexto de la internet y las redes sociales. Vivencias privadas de carácter confesional que se vuelven públicas y se exponen en el espacio virtual.

Ficha técnica

Dirección
Florencia Aliberti

Producción
Florencia Aliberti, Nanouk Films

Edición
Florencia Aliberti

Estreno en México

Contacto
[email protected]

Horarios

Martes 18 | Cine Lido | 21:00

Miércoles 19 | Domo Parque México | 17:30

Jueves 20 | Jaima Ciudad Universitaria | 14:30

Sábado 22 | Jaima Parque España, Jaima Parque Pushkin | 17:00-23:00

Florencia Aliberti (Argentina, 1986) estudió cine y filosofía. Trabaja principalmente en el dominio del cine documental y experimental. Sus propuestas se mueven entre la sala de cine y el espacio expositivo. Recién finalizó el cortometraje Filma, codirigido con Sílvia Subirós.

(Auto)exposiciones (2015)

Filma (2015)

Horror Vacui (2013)

Variaciones sobre Alicia (2011)

2016

DocsMx. México

Festival de Cine Go Short. Países Bajos

Festival Internacional de Cortometrajes de Hamburgo. Alemania

Festival de Cine de Londres. Reino Unido

Curtocircuíto. España

Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires. Argentina

CineAutopsia Festival de Cine Experimental de Bogotá. Colombia

 

2015

IDFA. Países Bajos

Festival Internacional de Cine Independiente de Mar del Plata. Argentina

Una flor en el estercolero y una película que… qué asco da. Escupo. En este caso, una (otra) película de la Aliberti, Florencia, cineasta argentina, trapera preciosa y rara, única, cineasta de la estirpe y bravura de otras «cineastas chicas» —y perdonen la incorrección— como las anónimas terroristas de Neozoon o la genial Natalie Bookchin con las que se emparenta esta película singular y genuina, política y, verán, divertidísima a pesar de ustedes, tan feos, tan guapos, tan cultos; búsquenlas a ellas si se atreven con ellas, a estas cineastas… decimos.

Escupo… qué asco. Verán entonces, en esta película que nos ocupa y mira, un cine político y cómico, antropológico y de terror en el que desde el detritus del proceloso mar de la web, desde el alegre mercadillo de San Telmo, desde el Rastro o las pulgas de Garibaldi en París, cómo nos escupe la autora desde la pantalla a la butaca un gargajo verde y flemoso. Butaca confortable que se mira en la pantalla como un espejo precioso y pornográfico en el que nos retrata la Aliberti para decirse y decirnos lo superficiales y lo a la moda que nos mostramos, tan desnudos como vestidos, idiotas y guapos, con pollas cortas y tetas pequeñas.

En esta ocasión —y ¡… qué «beba» Florencia Aliberti!— mirémonos en política comunión todos en este diario íntimo filmado y robado, tomado (in)discretamente frente a la webcam de cada día o en el selfie adolescente de cada minuto y doliente, todo muy púb(l)ico y secreto, ¡mirémonos en tantos cuartos y cuerpos por hacerse! ¡Mirémonos excitantes y tontos! ¡Miremos nuestros cuerpos de entonces ayer y los de ellos y ellas ahora (re)velados para usted!… pobre usted, mi semejante, mi hermano, espectador indiscreto y privilegiado, tan culto y preparado, pero de repente y por mor del cine y el montaje de Florencia Aliberti, enfrentado a sí mismo, bello y torpe, mirándose patético mientras es mirado en esta película expuesta como muestra del vacío existencial contemporáneo de todas nosotras: «¿Soy guapa?». «¿Qué tal marco paquete?». Pasen y vean. Escupo. No se la pierdan, por favor.

Javier Rebollo
Cineasta, curioso, vive y bebe en Madrid y en donde sea. Ha ganado tres veces el premio Fipresci de la crítica internacional pese a muchas malas críticas, conferenciante, passeuryperformer ocasional. Cree que otro cine es posible.