Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México

Adiós, amor, voy a luchar

Adiós, amor, voy a luchar
septiembre 27, 2016 Administrador Master

Ciao amore, vado a combattere

Italia | 2016 | 72’ | HD | tailandés, francés, italiano, inglés

Sección

Retratos

Sinopsis

Después de una dolorosa ruptura con su novio, la actriz y modelo italiana Chantal Ughi descubrió que el boxeo tailandés era la única manera de confrontar la violencia que sufrió de niña. Fue a Tailandia para entrenar por cuatro semanas, pero terminó viviendo ahí durante cinco años, tiempo en el que peleó y se hizo más fuerte que un hombre.

Ficha técnica

Dirección
Simone Manetti

Producción
Alfredo Covelli

Fotografía
Simone Mogliè

Edición
Giuseppe Trepiccione, Alice Roffinengo

Estreno en México

Contacto
covelli79@yahoo.it

Horarios

Viernes 14 | Universidad de la Comunicación | 16:00

Sábado 15 | Domo Parque México | 13:00

Lunes 17 | Jaima Ciudad Universitaria | 17:15

Simone Manetti (Italia, 1978) empezó su carrera en 2006 como editor del cortometraje FIB 1477. Después trabajó con Paolo Virzí en la película La prima cosa bella, por la que fue nominado al Premio David di Donatello y a los Premios del Sindicato Nacional de Periodistas de Cine. Continuó trabajando como editor en varias películas hasta que en 2014 debutó como director con el corto documental A New Family.

Adiós, amor, voy a luchar (2016)

A New Family (2014)

2016

DocsMx. México

Festival de Cine de Newport Beach. Estados Unidos

Biografilm. Italia

La italiana Chantal Ughi, quien fuera actriz y modelo en las metrópolis más glamorosas del mundo, viajó a Tailanda después de terminar una tormentosa y violenta relación de pareja. Lo que comenzó como un viaje cualquiera terminó por convertirse en una alternativa de vida. Ughi se inició poco a poco en el muay thai, como es nombrado el boxeo tailandés, hasta convertirse en campeona mundial en su categoría.

En esta ocasión la cámara sigue a Ughi con un propósito distinto al de la cámara de las ficciones en las que actuó. Sin maquillaje, sucia y sudada, la versión femenina de Jake LaMotta nos muestra que cuando de combatir a los demonios del pasado se trata, el método que sea que funcione será el indicado. Y para ella fue el muay thai.

La propia decisión de vida de esta mujer, para quien las cicatrices emocionales contienen mayor dolor que los golpes físicos de la práctica del boxeo, hacen de su quehacer uno que la pone invariablemente en perspectiva. El contraste de la vida que fue versus la vida que es ahora nos revela que en un acto de redención personal, ella ha reencontrado el sentido de su vida a través de este deporte de contacto.

El documental nos permite conocer a la deportista en quien ya no quedan rastros de actuación o modelaje. Ella se abre hacia la audiencia para narrar la transformación emocional que ha experimentado con su llegada a Tailandia. La transición de fuerza en vez de rabia a partir del ejercicio para alcanzar la sanación, y el restablecimiento emocional y mental hacen del relato uno con apetito para que el espectador busque sus propias formas de mejorar.

 Carime Esquiliano | @carimeconc
Es colaboradora de cine en Melí Meló y freelance de proyectos audiovisuales en el área de producción.